top of page
1_LOGO_COLOR_BLANCO_PNG.png

Blog 

Tendencias y gestión de la empresa tecnológica en el siglo XXI.

Lúcido

El importante factor humano en la ecuación de la Consultoría

En Irium desde el primer momento hemos entendido la Consultoría como una prestación de servicios de valor añadido. No obstante, aunque sabemos que dar respuesta rápida y eficaz a nuestros clientes en sus proyectos en la pieza angular de nuestro negocio, no se puede desligar del valor esencial de las personas que conforman estos mismos proyectos. El capital humano, como se suele denominar a esa pieza clave del proceso empresarial, es para las consultoras un factor muy importante al que cuidar y valorar de la misma manera que se cuida el proyecto y el cliente. Convertirse en una consultora con un buen posicionamiento es fruto de una estrecha relación con los clientes, pero también es resultado de una buena relación con las personas que aportan su profesionalidad y buen hacer a todos esos mismos proyectos.



Conscientes de ello, hace ya más de diez años creamos el departamento de Operaciones con el objetivo de aplicar las mejores prácticas en gestión y desarrollo del talento a nuestros proyectos. Queríamos entrelazar, muy sincronizadamente, la necesidad de conocer el cliente y su proyecto, con la prioridad de acercar la empresa a los profesionales, haciéndoles partícipes y ofreciéndoles una gestión de sus carreras profesionales de primer nivel.


En este sentido, Miguel Martín, compañero del equipo de desarrollo de Irium para un proyecto de banca, nos cuenta su propia experiencia y cómo desde antes de su incorporación fue patente la diferencia con otras compañías del sector. "Cuando me contactó el equipo de selección yo me encontraba en un proyecto en Inglaterra y no podía incorporarme cuando el cliente tenía previsto" a pesar de ello, y de tener otros candidatos para la vacante, "Irium apostó por mí y gestionó con el cliente una fecha ajustada a mis necesidades".


A partir de su inicio con nosotros, Miguel relata su experiencia en Irium como muy distinta a la vivida en otras empresas de consultoría tecnológica: "desde el primer día Belén (su coordinadora de Operaciones) ha estado ahí para cualquier cosa que he necesitado, si bien por teléfono, por email o incluso por whatsapp siempre me ha ayudado", "sé que tengo un contacto en la empresa con quién puedo contar siempre".


El periodo de confinamiento ha puesto a prueba ese enlace permanente con el empleado. "No tenía buena conexión wifi y me enviaron un cable para que pudiera conectarme directamente al router sin tener que cambiar el sitio de trabajo que tenía preparado en mi habitación", en otro momento "le dije a Belén que no trabajaba bien en la pantalla pequeña del portátil y me mandaron en un día un kit completo de periféricos con un monitor grande", "fue todo muy fácil".


Para Miguel un aspecto que valora mucho es la continua comunicación con la empresa, ya que nos cuenta que su coordinadora de Operaciones siempre le ha mantenido al corriente de la evolución de sus peticiones en todo momento Además el equipo de Operaciones "contacta periódicamente para dar seguimiento al desarrollo del proyecto, conocer nuestras necesidades o simplemente tomarnos un café".


En su opinión, cuando se trabaja para una consultora en un proyecto de cliente final, hay dos cosas fundamentales que determinan la satisfacción profesional: las funciones a desarrollar y las condiciones del trabajo. "Las primeras dependen del cliente y las segundas de la consultora. En mi experiencia, en Irium se hace muy bien, se intenta facilitar al máximo todo para que las condiciones sean las mejores posibles", "es la mejor consultora que he conocido".


Gestionar un equipo de varios cientos de personas en una entorno tan disperso y heterogéneo, cómo es el que se produce en la consultoría, es un reto para el que nunca se está definitivamente preparado. Requiere constancia, disciplina para mantener las buenas prácticas adquiridas a lo largo de los años de expertise, un equipo de profesionales de la gestión del talento muy cualificado, con experiencia en el sector y en las dificultades particulares que entraña, un equipo de gran empatía, valor humano, y la firme convicción desde la Dirección de que la mejora continua en el servicio al empleado es el único camino.

Opmerkingen


bottom of page